Utilizamos 'cookies' propias y de terceros para mejorar nuestros servicios   Más información.


Un paseo por El Pardo Ribereño



Al comienzo de este paseo, apto para todas las edades –no pasa de las dos horas en total– se llega en coche, desde la M-30 y la M-40, cogiendo los desvíos señalizados a la M-605 (carretera una ruta junto al Manzanares Madrid-El Pardo). Una vez en El Pardo, hay que seguir las indicaciones viales hacia el Cristo de El Pardo y aparcar junto al puente de los Capuchinos,donde empieza el recorrido a pie. Atravesándolo, se sigue el camino que sube a la ermita del Cristo de El Pardo, lleno de arboledas acompañadas por el sonido del discurrir de los arroyos.

Dos kilómetros y medio más arriba está la presa de El Pardo, a la que se puede llegar por el margen izquierdo, acondicionado con paseos alicatados, columpios, bancos y puestos de pesca, o por el derecho, más abrupto e instransitable, con sólo una baranda de madera de protección. El paseante se encuentra con álamos y garzas hasta que a los veinte minutos, aparece la desembocadura del arroyo de la Sanguijuela, donde el camino gira a la izquierda. Tras una hora de paseo, se llega el embalse de El Pardo, donde se emprende el regreso (otra hora) por el mismo camino.



problema con query