Relatos cortos  22 jul 2021 Madrid

Noche de tormenta


Era una noche oscura y tormentosa, una de esas que inspiraban a Snoopy a escribir cuentos a máquina, una de esas que siempre daba para practicar la escritura creativa o para pensar en cosas tontas de esas que mantienen vivo mi niño interior. Yo escuchaba la violenta batalla que mantenían las gotas de lluvia contra las persianas. Intentaba descifrar si entre tanto golpe querían mandarme algún tipo de mensaje, pero nunca fui práctico del lenguaje de la lluvia. Una lluvia que a muchos les evocaba tristeza o pesar, pero que a mi me recordaba que aprendimos hace mucho que se podía cantar bajo la lluvia. O que la lluvia en Sevilla era una pura maravilla.

Yo nunca lo supe, para mí la lluvia era una oportunidad perfecta para pasear. Sentía que igual que limpiaba el cielo contaminado de Madrid y disolvía esa boina negra que tantas veces coronaba nuestra ciudad, podría limpiar mi a veces turbada mente de pensamientos poco oportunos.

Hoy no me animé a caminar bajo aquella lluvia. Me limitaba a observarla desde la calidez de mi hogar, parapetado tras una ventana de doble hoja, acurrucado bajo mi manta. Escuchaba los truenos, veía caer los rayos a una velocidad tal que si pestañeabas te los perdías. Y de repente pensé que en la vida hay muchas cosas como esos rayos, que pasan al lado nuestro y muchas veces ni las vemos, porque estamos distraídos, enredados en el día a día, atrapados por una rutina que no nos deja ver las pequeñas maravillas que son casi invisibles al ojo humano.

Tal vez sea tiempo de tomar una pausa, de parar a sentarme a observar atentamente esas cosas que quizás no viera antes. Ver somo un rayo elegía un árbol donde posarse y hacerlo con tal intensidad que en un solo instante ya no era el mismo árbol que tan solo un instante antes.

Seguro que, si ando atento, con los ojos bien abiertos, veré algún día un rayo similar que, al alcanzarme a mí, me transforme de tal forma que en un solo instante, ya no seré el mismo nunca más.



2
2
80



Nines

Los Ramos baldan. Pero en sentido metafórico trasforman. 

Así que, si sabes dónde colococarte en una tormenta, te alcanzarãn de lleno. Su velocidad es enorme.. Lo q màs confunden son los truenos que vienen detrrãs. 

Suele pasar q mucho ruido.. Pero pocas nueces. 


27/09/2021
Nines Los Ramos.. Son los rayoss
27/09/2021
Cargando