Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al seguir navegando por nuestra web, entendemos que aceptas el uso de las cookies.
El estrés nos hace vivir en el estado de supervivencia
 262

El estrés nos hace vivir en el estado de supervivencia


12 octubre 2017

comienza 19:00 finaliza 21:00

orientado Hombres y mujeres

edades Todas las edades

Regístrate o inicia sesión para apuntarte

Información

El estrés nos hace vivir en el estado de supervivencia

El estrés es una de las principales causas que hace que el cuerpo pierda el equilibrio. Se da en tres formas: estrés físico (trauma), estrés químico (toxinas) y estrés emocional (miedo, preocupaciones, agobio, etc.).

Todos los organismos de la naturaleza, incluidos los seres humanos, están programados para afrontar un estrés a corto plazo a fin de disponer de los recursos necesarios ante situaciones de emergencia. Cuando percibes una amenaza tu ritmo cardíaco y tu tensión arterial aumentan tus músculos se tensan y tu cuerpo libera hormonas como la adrenalina y el cortisol para prepararse para huir o afrontar el peligro, pero sólo por un breve tiempo, hasta que el peligro se esfuma. Esta reacción se ha concebido para esto.

En la mayoría de las personas, una serie de incidentes enervantes las mantiene con la respuesta de lucha o huida activada, en un estado de desequilibrio la mayor parte del tiempo y hacen que las hormonas del estrés sigan circulando por el cuerpo casi a todas horas.

Entre recordar experiencias estresantes del pasado y prever situaciones estresantes del futuro, todos los episodios a corto plazo que se repiten una y otra vez, acaban amalgamándose en un estrés a largo plazo. Y esta es la versión del siglo 21 de vivir en un estado de supervivencia.

En el estado de lucha o huida, tu energía se moviliza para que el cuerpo pueda echar a correr o luchar. Al no recuperar la homeostasis porque sigues percibiendo una amenaza pierdes la energía vital. Entonces, en el mundo interior se tiene menos energía y las funciones de mantenimiento y/o mejoras se detienen, porque el cuerpo está usando la energía para defenderse de la amenaza. Las células se desactivan ya no se comunican entre ellas y se vuelven "egoístas". Cada célula se preocupa solo de ella, y la comunidad de células deja de actuar juntas. El sistema inmunológico y endocrino, entre otros, se debilitan a medida que los genes de estas células relacionadas con ellos se ven afectadas.

Por eso, el estrés a largo plazo se asocia con: ansiedad, depresión, problemas digestivos, pérdida de memoria, insomnio, hipertensión, cardiopatías, embolias, cáncer, úlceras, artritis reumatoide, resfriados, gripe, envejecimiento prematuro, alergias, dolor físico, fatiga crónica, infertilidad, impotencia, asma, problemas hormonales, erupciones, la pérdida de cabello, espasmos musculares y diabetes, para citar sólo algunos trastornos. En la naturaleza no existe ningún organismo diseñado para aguantar los efectos del estrés a largo plazo.

Es evidente, que cuanto más esté activado el sistema de supervivencia, de más tiempo carece el cuerpo de los recursos necesarios para mantener una salud óptima, de modo que el sistema se acaba convirtiendo en mal adaptativo.

Aunado a esto, a medida que se liberan las hormonas del estrés creamos un sinnúmero de emociones negativas, altamente adictivas como: ira, hostilidad, agresividad, competitividad, odio, frustración, miedo, ansiedad, celos, inseguridad, culpabilidad, vergüenza, tristeza, depresión, desesperanza e impotencia, por citar unas pocas. Cuando nos centramos en pensamientos de recuerdos amargos o en situaciones horribles, no dejamos que el cuerpo recupere la homeostasis. De hecho, con un mero pensamiento podemos activar la respuesta de estrés y si luego no podemos desactivarla acabaremos desarrollando algún tipo de enfermedad (ya sea resfriado o cáncer), a medida que re-silenciamos más y más genes en un efecto dominó, hasta alcanzar nuestro destino genético.

Cuando vivimos en un estado de supervivencia, con la respuesta de estrés activada constantemente, solo podemos centrarnos en 3 cosas:

El cuerpo físico (¿Estoy bien?),

El entorno (¿Dónde hay un lugar seguro?) y

El tiempo (¿Durante cuánto tiempo me estará acechando esta amenaza?).

Estar contantemente centrados en estos tres elementos nos hace menos espirituales, conscientes y lucidos, porque al final nos acostumbramos a estar absortos en nosotros mismos y a centrarnos más en nuestro cuerpo y en otras cosas materiales.

Se podría decir que las hormonas del estrés hacen que las células de nuestro cuerpo se vuelven egoístas para asegurarse de que sobrevivimos y al mismo tiempo, que nuestro ego se vuelva avaro, por lo que acabamos convirtiéndonos en unos materialistas que definimos la realidad a través de nuestros sentidos. Nos cerramos a nuevas posibilidades, porque cuando nunca salimos del estado crónico de emergencia en el que vivimos, la mentalidad del “yo ante todo” se refuerza y perdura, por lo que nos volvemos demasiado indulgentes con nosotros mismos interesados y prepotentes, viviendo en el entorno y el tiempo.

Como acabas de leer y ahora de entender mejor, en realidad tienes un cierto control sobre tu propia ingeniería genética por medio de tus pensamientos decisiones, conductas, experiencias y emociones. Al igual que Dorothy en el Mago de Oz que tenía un poder del que no era consciente, tú también tienes uno que desconocías: las claves para liberarte de las limitaciones de tu expresión genética.

 

¡Les invitamos a esta interesante tertulia, donde analizaremos entre los asistentes, la posibilidad de transformar esta situación de estrés permanente que nos hacen egoístas, creando estados emotivos no agradable, enfermedades y nos alejan de nuestra Esencia, que por supuesto será de gran ayuda en nuestra vida diaria!

Día: jueves 12 de octubre de 2017

Hora: 19:00 hs

Lugar: El Paraíso del Desierto (Restaurante-Tetería)

Dirección: Calle Doctor Esquerdo, 140. Madrid 

Metro: Conde de Casal o Pacífico

¡La tertulia es GRATUITA!

El lugar nos lo dejan gratis pero por cortesía al negocio os pedimos consumir te, agua , café etc....gracias


¿Dónde se hace?

 El Paraíso del Desierto (Restaurante-Tetería)

Calle Doctor Esquerdo, 140. Madrid 

Metro: Conde de Casal o Pacífico


Punto de encuentro
Calle Doctor Esquerdo, 140. Madrid 

Regístrate o inicia sesión para apuntarte
Apuntados
Alicia SerranoDéborah ElíasCristina de LunaEliángela SilvaDilia PalmarAlberto VillaLola García Rosa  Amparo Gómez Toro Daniel  Teresa Alicia Serrano OscarLlorca chusti73  cmcolmenero sofo Fran  Triana Esther
Comentarios
OscarLlorca Sigue en pie la charla de hoy?
Más de 3 días
Amparo Gómez Toro Sí, allí estaremos esta tarde a las 19h en el sitio indicado
Más de 3 días