Cargando

Café tertulia entre amigos

Marian   Marian, 59 TOP

Regístrate o inicia sesión para apuntarte


fecha 09 ene 2022

comienza 18:30

orientado Hombres y mujeres & Media de 50

¿Dónde se hace?

Gastro Bar Bassilé, Avenida de América, nº 27. Madrid.

Top organizador   36   

                    




Información

Somos un grupo de AMIGOS abiertos a intercambiar ideas, sensaciones, vivencias, criterios, con personas participativas que lleguen con ganas de aportar algo, intentando establecer un diálogo desenfadado en el que primen el espíritu crítico, la sensibilidad, el buen humor y el respeto.

El tema a tratar es tan solo la excusa que facilita el encuentro y ayuda a conseguir una fluidez natural que propulse el emerger de afinidades y confluencias entre los allí reunidos con el propósito de pasar entre TODOS una tarde de sábado estupenda, en la mejor compañía.

Éste es un evento sin ánimo de lucro, no incluye cuotas ni comisiones para la organizadora.

Para asistir es necesario APUNTARSE y participar haciendo  algún comentario en el foro de la Tertulia, pues son ellos los que nos propulsan las directrices de los temas que tratamos.

Muchas gracias.


Punto de encuentro
Si sois puntuales: en la puerta de el Gastro Bar Bassilé, Avenida de América, nº 27. Preguntad en la barra si no es así.
Apuntados


Comentarios
Marian El fin de año suele ser un buen momento para valorar lo que hemos dejado atrás y que algunos añoran rotulándolo con la etiqueta de “antigua normalidad”.
A la vista está que la sociedad occidental está sufriendo un clamoroso y repentino cambio de paradigma.
Previamente a la pandemia, teníamos una sociedad del postureo absolutamente hedonista y entregada al sobrecalentamiento del yo, con una automatización de la vida activa y grupal, alejada de la contemplación, donde los periodos de reflexión escaseaban, que incluso etiquetaba esos momentos de soledad como algo patológico, anecdótico, ligado a incapacidades sociales y de marginalidad.
Se divulgaban mayoritariamente los estímulos para destacar pareciendo siempre el mejor, el más hermoso, el más original, el más aclamado.
Una sociedad cuyo lema era el hombre “puede”, el “Yes, we can”, porque nada es imposible...
Todos enredados, pero sin escuchar al otro, ni siquiera a uno mismo, tan solo haciendo ruido...
Donde todo se quedaba en mero ademán, sin apostar por el verdadero encuentro, e incluso practicando un turismo que sólo significaba participar en un flujo de mercancías y personas, con salidas procuradoras de imagen, con interminables retratos y atosigadores selfies, parcheados de retoques para promocionar el ego...
Se les ha intentado dar el permanente esquinazo a las emociones negativas, como la tristeza, la desesperación o la angustia, cuando también forman parte de la vida y es imprescindible aprender a gestionarlas para sobrevivir en una vida esencialmente digna.
Valores como la disciplina, esfuerzo y autocontrol, que tan buenos resultados han procurado en Oriente para el control de la pandemia, aquí han sido pedagógicamente infravalorados.
Pero la vida ha mostrado como incontrastable verdad lo imprevisible y la incertidumbre ha hecho que se tambalee todo.
Pudiera ser que los cimientos a los que lo habíamos apostado todo no fueran los más adecuados?

+3 días