Utilizamos 'cookies' propias y de terceros para mejorar nuestros servicios   Más información.


Cafė tertulia entre amigos

Marian      Marian, 57 TOP

Regístrate o inicia sesión para apuntarte


fecha 28 ago 2021

comienza 18:30

orientado Hombres y mujeres & Media de 50

¿Dónde se hace?

Café  SANTITO, Avda. de América, nº 29 - Madrid.

Top organizador   68   

Información

Somos un grupo de AMIGOS abiertos a intercambiar ideas, sensaciones, vivencias, criterios, con personas participativas que lleguen con ganas de aportar algo, intentando establecer un diálogo desenfadado en el que primen el espíritu crítico, la sensibilidad, el buen humor y el respeto.

El tema a tratar es tan solo la excusa que facilita el encuentro y ayuda a conseguir una fluidez natural que facilite el emerger de afinidades y confluencias entre los allí reunidos con el propósito de pasar entre TODOS una tarde de sábado estupenda, en la mejor compañía.

Éste es un evento sin ánimo de lucro, no incluye cuotas ni comisiones para el organizador.

Para asistir es necesario APUNTARSE, también estaría bien que dejaseis algún comentario en el foro de la Tertulia, pues son ellos los que nos facilitan las directrices de los temas que tratamos.

Muchas gracias.


Punto de encuentro
Si sois puntuales: en la puerta de el Café SANTITO, Avenida de América, 29. Preguntad en la barra si no es así.

Apuntados


Comentarios
Concepción Hola a todos... sobre la clasificación de escucha que propone Bernad Ferrari, por cierto muy reveladora Mariam, tengo que decir que también existen los buenos escuchadores: 1.- El que escucha activamente, dando a entender que efectivamente está ahí, empatizando con el interlocutor. 2.- Aquel que no interrumpe, que deja que el otro se exprese. 3.- Aquel que durante la escucha realiza alguna pregunta de interés y con sentido sobre el tema a tratar. 4.- Aquel que es receptivo y por tanto evita prejuicios e ideas preconcebidas. 5.- Aquel que sabe qué responder y lo hace... y sino, utiliza el silencio. Ahí es donde yo quería llegar, al silencio. Parece que el silencio en esta sociedad occidental, es negativo, o resulta incómodo. ¿Cuántas veces habremos escuchado en una reunión con una o varias personas ese silencio y alguien para resolverlo suelta eso de -ha pasado un angel-. Creo que desaprovechamos su uso, y lo hacemos por lo que nos han inculcado, cuando quizás nos serviría de herramienta para reflexionar sobre las ideas importantes que hemos escuchado, explorar nuestras emociones y ajustar una respuesta adecuada de una forma asertiva, dejando ver al otro que hemos entendido su mensaje. Quizás pueda ir esta tarde a la tertulia, me he puesto a estudiar y la semana próxima me van a bombardear a exámenes, pero también necesito salir y despejar la mente. Sea lo que sea, deseo que paséis una feliz tarde.
+3 días
Mariano Navarro Hola, si nada me lo interrumpe mañana espero pasar un rato agradable con vosotr@s
+3 días
Marian A veces parece como si no fuera posible sobrevivir sin retos. Cuando tú no te afanas por ninguno, viene alguien y te los impone.
+3 días
Estela Es importante aprender a diferenciar entre expectativas y dependencia. En ocasiones, responsabilizamos a otras personas de nuestra propia felicidad. Construímos grandes expectativas hacia alguien en concreto porque somos dependientes de lo que nos ofrece, y por tanto, exigimos -necesitamos- que actúen como queremos porque es la única forma de sentirnos bien.
Pero hay que tener en cuenta que todos somos seres maravillosamente imperfectos intentando convivir en un mundo en ocasiones caótico donde las decepciones son inevitables, es un acto de superación personal y maestría el aprender a convivir con ello, manteniendo la autoestima idemne, sin sucumbir a la deflagración del abismo, o de espóntaneos salvadores de la nada.

+3 días
Laura Nadie es ingenuo por necesitar ver siempre el lado bueno de las personas. Tenemos derecho a verlo, a buscarlo e incluso a promoverlo, pero con cierta cautela, con cierta prudencia. Porque la decepción es la hermana de las grandes expectativas, así que siempre será más adecuado «no deslumbrarnos» antes de hora y usar las gafas de la objetividad y el realismo más sereno.
+3 días
Isabel El origen de muchas de nuestras decepciones está en esperar a que los demás digan y actúen como nosotros mismos lo haríamos. Aguardamos la misma sinceridad, el mismo altruismo y reciprocidad, pero sin embargo, los valores que definen nuestro corazón no son los mismos que habitan en mentes ajenas.
+3 días
Paqui pues leyendo la exposicion de Mariam, pienso que en algun momento todos hemos sido escuchantes gruñones, opinadores, impostores, etc. Todo depende del tema, del orador y de nuestras posición respecto de ambas cosas.
+3 días
Vk Leyendo los tipos de malos escuchadores he caído en la cuenta de que, aun considerándome -y más que yo misma los demás- buena oyente , he sido y seré en más de una ocasión mala escuchadora en dos o tres tipos. No sé si debo preocuparme y darle una vuelta. En principio me apunto este sábado que hace ya mucho que no voy y me gustaría antes de acabar el año. Un saludo a todos
+3 días
jose antonio Saber escuchar implica, creo, cierta predisposición mental abierta a comprender las -razones-, las experiencias y los sentimientos del otro, siempre que a su vez no sean estos excluyentes, con la esperanza puesta en cierto enriquecimiento mutuo, en cierta ampliación del mundo propio. ¿Hablando se entiende la gente? No es seguro, pero sin hablar, sin un lenguaje compartido, es difícil entenderse y conocerse -y compartir- más allá de lo urgente.
+3 días
francisco jose Lo cierto es que en la vida cuando alcanzamos a saber las respuestas, acaban cambiándonos las preguntas.
+3 días
Teresa En momentos de bajón existencial es cuando encuentran el caldo de cultivo perfecto los traficantes de sueños.
+3 días
Claudia La incomunicación acaba descolgándonos en el pensamiento único, ese que aterroriza a algunos que siempre lo han practicado sobre todo cuando temen que lo ejerciten otros.
El permanente enigma del bien y del mal a través del tiempo oscila entre lo ingenuo, trágico, razonable, genial, religioso, reiterativo, insulso, intrépido, categórico, excelso, desmesurado, subversivo, ilustrado y extemporáneo.

+3 días
Mónica Hablar es hacer uso de una facultad, decir es conseguir un objetivo.
+3 días
Marcos Debería haber un límite para la estupidez alcanzada, al margen de lo mucho que te entrenes en ella...
+3 días
Marga Mirarse el ombligo no lleva mucho más allá de las molestias cervicales.
+3 días
Luisa Hablar y decir no es lo mismo, aun cuando son interdependientes.
+3 días
Andrea El postureo y la retórica de mercado dominan nuestra vida y nuestro pensamiento de una manera inevitable, cada vez hablamos más y escuchamos menos.
+3 días
Marian Es importante saber escuchar lo que otros tienen que decir incluso más allá de las palabras y saber hablar, sin dejar de decir, intentando no herir sensibilidades.
Porque escuchar a alguien significa salirte de tu propio mapa mental y tener la curiosidad de entrar en la cartografía del otro y de explorar su territorio.
La clasificación que propone Bernard Ferrari establece seis tipos de malos escuchadores:
1- El opinador: escucha simplemente para dilucidar si las ideas de los demás coinciden con las suyas.
2- El gruñón: escucha con desprecio y, como mucho, acepta que la conversación es un mal necesario.
3- El retórico: su especialidad es sacar a colación temas que no vienen al caso.
4- El perseverante: las mujeres y hombres que hablan mucho sin decir nada y que ajustan y definen sus ideas sobre la marcha.
5- El respuestas: personas programadas para dar soluciones, incluso aunque no exista un problema.
6- El impostor: personas que asienten con gestos y que parecen escuchar atentamente, cuando en realidad están en otro mundo y no les interesa nada de lo que se dice.

+3 días